Mi Página Web

Como tener un buen Matrimonio

Como tener un buen Matrimonio
 
Nos casamos en un castillo de sueños, pero al pasar el tiempo nos encontramos en un campo de batalla, y ¿por qué? ¿Qué es lo que pasó?
Mateo 19:3 Entonces vinieron a él los fariseos, tentándole y diciéndole: ¿Es lícito al hombre repudiar a su mujer por cualquier causa?
Los fariseos vinieron a Jesús para tenderle una trampa, estaban buscando la aprobación de lo que ellos ya estaban practicando.
Pero cambia estas creencias y pone en alto el lugar de la mujer ¿como? Restaurando la santidad del matrimonio, el matrimonio no es de los hombres sino de Dios. Jesús contesta a los fariseos:
Mateo 19:4-6
4Él, respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio, varón y hembra los hizo, 5y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne? 6Así que no son ya más dos, sino una sola carne; por tanto, lo que Dios juntó, no lo separe el hombre. Claro que los judíos sabían esto pero lo estaban torciendo
En Génesis 2:23 notamos la economía de palabras, porque Dios no se anda con rodeos, no es rollero, es directo.
Génesis 2:23
Dijo entonces Adán: Esto es ahora hueso de mis huesos y carne de mi carne; ésta será llamada Varona, porque del varón fue tomada.
Eva no nació de una mujer, por eso Adán declara que hay igualdad
Y en el versículo 24 Dios establece lo que es el matrimonio
24Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.
 I.- Jesús reafirma la santidad del matrimonio
Piénsalo bien antes de casarte, el matrimonio no es un juego, el matrimonio es de Dios y es sagrado no es de hombres por eso Dios aborrece el divorcio. La razón principal de muestro matrimonio es para la gloria de Dios. Yo pregunto ¿Por qué te casaste?
Jesús recuerda tres aspectos del matrimonio
Mateo 19:5
5y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne?
 
Génesis 2:24
24Por tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y serán una sola carne.
 
1.- EL DEJAR, es pasar mis familiares y amigos en segundo lugar.
Dejar es ser independientes de tus padres, económicamente, emocionalmente. No debes seguir dependiendo de ellos. Tú eres responsable de tus decisiones. Tu eres responsable para mantenerte a ti mismo. Cuando celebramos una boda preguntamos ¿quién entrega a esta mujer para unir su vida con este hombre…
Si los padres interfieren en la vida de sus hijos, y si los hijos no se independizan de sus padres van a tener problemas.
2.- EL UNIR, es hacer promesas a una persona para toda la vida
En la misma boda es donde se hacen los votos. Lo que a mi me gusta hacer, es pedir a los novios que se aprendan de memoria los votos antes de la ceremonia…
Ya no es mío, ya no es tuyo, es lo nuestro. El unirse es prometer cuidar a tu pareja, respetar a tu pareja, edificar a tu pareja, creer en tu pareja, serle fiel a tu pareja. Es hacer una serie de promesas para una sola persona mientras Dios te dé vida y lo hacemos delante de Dios y delante de los testigos.
3.- EL SER UNA SOLA CARNE, es vivir en intimidad con mi pareja toda la vida
Es el resultado de dejar y de unir, si no hay un claro dejar, sino hay un cumplir los votos no habrá la oportunidad de alcanzar la intimidad, cuando se casan se están uniendo espiritual, emocional y física o sexual
Las personas que viven en unión libre nunca van a alcanzar la intimidad. Los sociólogos dicen que el 80% de los que viven en unión libre y después se casan, terminan divorciándose
II.- Jesús nos advierte de la dureza del divorcio.
Mateo 19:7-9
7Le dijeron: ¿Por qué, pues, mandó Moisés dar carta de divorcio, y repudiarla? El les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así. 9Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra, adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera.
 
Es el pecado en nuestras vidas que causan la dureza de nuestro corazón y el divorcio. Solo hay dos razones por lo que Dios permite el divorcio y es el adulterio y el abandono. Pero se puede perdonar y se puede restaurar. Cuando se quebranta los votos de esta unión se abre las puertas al divorcio. Dios honra a las personas que hacen un esfuerzo para salvar a su matrimonio.
Tres señales que nos advierten que el matrimonio está en peligro de divorcio.
1.- la falta de afecto entre los esposos
El problema no es que se enojen y se peleen, el hecho es que durante el conflicto no se dejen de amar, puede sonar algo raro, es como estar lloviendo y el sol esta brillando. Lo que mantiene el matrimonio es la práctica  de expresiones de amor o a la intimidad verbal y física. Te amo, te quiero, te necesito, no puedo vivir sin ti, las miradas se cruzan, los detalles
Efesios, 4:29
Ninguna palabra corrompida salga de vuestra boca, sino la que sea buena para la necesaria edificación, a fin de dar gracia a los oyentes.
Una abogada especializada en divorcios dice que el 80% de las personas que vienen a ella buscando el divorcio, no han tenido relaciones sexuales por mas de un año. Una relación sana es parte de la intimidad.
2.- Raíces de ira y amargura que no se han resuelto
Cuando los esposos no aclaran los asuntos, no hablan, entonces quedan asuntos pendientes y estos se convierten en raíces de ira y amargura y fácilmente se quedan debajo del agua pero allí están se siguen infectando.
La esposo hace un comentario Crítico…
Efesios 4:31
Quítense de vosotros toda amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y toda malicia.
 
3.- El buscar apoyo emocional en alguien ajeno
Cuando alguien tiene este tipo de problema es natural que queremos platicarlo con otra persona. Oye, quiero saber lo que tú piensas, que es lo que yo debo hacer. Y debemos externar nuestros problemas, debemos de buscar ayuda. El problema es que platiquemos los problemas de nuestro matrimonio con alguien de sexo opuesto y buscamos apoyo emocional con esa persona.
Si no estás compartiendo tus problemas con un consejero competente o con alguien del mismo sexo vas a tener más problemas, porque la intimidad emocional ya es una forma de adulterio. Porque del adulterio emocional y del adulterio verbal precede el adulterio físico.
 
Proverbios 5:20
¿Y por qué, hijo mío, andarás ciego con la mujer ajena,
Y abrazarás el seno de la extraña?
Intimidad emocional con una persona que no es tu pareja es adulterio, a menos que estés con un consejero competente